miércoles, 11 de diciembre de 2013

El libro de la Selva

El libro de la Selva - Rudyard Kipling - Scouts - Kimball 110 - El troblogdita - ÁlvaroGP
El libro de la Selva
Rudyard Kipling
Scouts - Kimball 110
El troblogdita - ÁlvaroGP

El libro de la Selva
Aventuras de Mowgli
Rudyard Kipling

Premio Nobel de Literatura
Editorial Gustavo Gili, S.A.


El libro de la selva es el libro de cabecera de la manada del movimiento Scout. Esto, sin más, serviría como presentación para esta lectura. Pero para hacerme entender, mejor será que explique quién era Kipling, el por qué del “Sir” y si tenéis paciencia dedicaré un nuevo artículo al origen de los scouts y su íntima relación con el libro.

Joseph Ruyard kipling es un autor británico nacido en la India en 1865, época (conviene recordar) en que el Imperio Británico era todavía un Imperio. Remarco este aspecto pues la llegada de la Commonwealth no tendría lugar hasta 1926, tras la 1ª Guerra Mundial y el carácter de Imperio marca mucho, nos marcó a los españoles cuando lo fuimos, y marcó a los británicos cuando nos tomaron el testigo. Esto explica que naciera en la India y fuera británico.

Fue un poeta notable y gran escritor, reconocido en su tiempo (cosa poco frecuente) y respetado en todo el Imperio. Merecedor de muchos premios y distinciones: se le ofreció la Orden del Mérito, ser Poeta Laureado e incluso se le quiso investir como Caballero de la Orden del Imperio Británico (incluido el título de "Sir"). Sin embargo declinó todos los títulos y reconocimientos salvo uno: el Premio Nobel de Literatura.

Vivió gran parte de su infancia en Inglaterra, años prósperos y útiles para su formación que sin embargo harían mella en su personalidad pues añoró su India natal desde que partiera hacia las islas.

Pero ciñámonos al texto, es decir, a El libro de la Selva.

Enmarcado en El libro de las tierras vírgenes, Kipling se atreve a profundizar en lo más íntimo y profundo del sentimiento humano, arrancando al personaje principal (Nathoo) cuando no es más que un bebé y sumergiéndolo en una selva que lo cuidará, criará, enseñará, y hará madurar a base de golpes y sin sabores propios de un niño en un medio extraño en el que el ser humano es observado y temido por tratarse del menos “humano” de los seres.

Y digo “Nathoo”, que no Mowgli (la rana) pues ése era su nombre hasta que fuera acogido por los lobos de la manada y aceptado como un hermano más.

Mowgli (en lo sucesivo) será protegido y enseñado por los lobos, de entre los cuales cabría destacar a Akela, el jefe de la manada, sabio, sensible e inteligente, capaz de ver más lejos (en el tiempo) de lo que pueden ver sus semejantes.

Cazar, sobrevivir… Como una fiera, entre fieras. Y de muy diverso pelaje, pues hablo de lobos, pero éstos no serán los únicos personajes que aparezcan. Kipling hace casi un estudio pormenorizado de los diferentes grupos de animales que existen en la selva, mamíferos, reptiles… Y lo que es aún más difícil, los va clasificando en grupos diferentes conforme a los estereotipos de la época (que no distan demasiado de los actuales) y otorgándoles diferentes rasgos de personalidad en función del grupo al que pertenecen.

De sobra conocemos a estas alturas a los animales que Kipling personifica en El libro de la selva, el oso Baloo, la serpiente Kaa, Bagheera la pantera, los monos Bandar-log, el tigre Shere Khan… Conocidos (en gran medida) gracias a la película de Disney.

Prosopopeya donde las haya, Kipling usa con destreza éste recurso, ofrece características humanas a los seres no humanos que cunden en proporción de 99 a 1 en su obra. Humaniza hasta el extremo a los personajes, exprime hasta el último rasgo de sus personalidades para ir identificando a diferentes sectores de población con cada una de las tribus, clanes y manadas que se van sucediendo en la obra literaria.

Lo cierto es que este libro es un auténtico manual de educación, de “maduración”. Mowgly tendrá los mejores maestros que podría alguien desear: Bagheera, Baloo, Akela, cada uno de ellos sabrá transmitirle una serie de valores que le acompañarán para el resto de sus días. Valores que contrapuestos a los que le enseñen otra serie de personajes con los que convive, Kaa, los monos, y el propio Shere Khan, aglutinan todas las ramas de la sabiduría popular, todos los valores y contravalores que en definitiva constituyen una sociedad, (irónico teniendo en cuenta que serán las fieras las que se los enseñen).

Mowgly entenderá el valor intrínseco de la familia. Estadio nuclear de la sociedad. Enseñanza que le llegará por los lobos de la manada que le admiten como hijo y hermano.

El valor del respeto a los mayores, en la figura de Akela, Baloo y Bagheera. A los mayores, a los maestros y a aquellos que nos dan un coscorrón para enderezar un entuerto, y a menudo, le duele más al que lo da que al que lo recibe.

El valor de la amistad, básica, que yo elevaría casi al mismo peldaño que al de la Institución de la familia, quizás a un peldaño por debajo, pero solo uno. Lealtad, nobleza de acto y de pensamiento, sinceridad…

La disciplina, interna y externa, al conocer a los elefantes, una disciplina lógica y natural que hace que las cosas más triviales gocen de pleno sentido en un orden establecido por los mimbres de cualquier sociedad no anárquica. (Para ilustrar éste aspecto, Kipling contrapone a los elefantes con los gorilas rojos, perdón, los orangutanes rojos que viven bajo la dictadura de la Anarquía, el caos y el desorden).



Lecturas relacionadas:

Baden Powell, Mafeking, el libro de la selva y el movimiento Scout
Aquellos maravillosos años 80 - 2: Grupo Scout Kimball 110

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada