domingo, 18 de mayo de 2014

El conde de Montecristo

El Conde de Montecristo
Alexandre Dumas
Editorial Mondadori
el troblogdita
El conde de Montecristo
Alexandre Dumas
Grandes Clásicos
Mondadori


La historia de una venganza. Venganza con mayúsculas, pues no habrá otra que se le pueda comparar


Caer en lo más profundo de la desgracia, inducido, empujado, asfixiado y vejado para renacer cual ave fénix de sus propias cenizas y brillar con la luz de un fuego abrasador que vuelve para hacer justicia… Su Justicia.


La historia de El conde de Montecristo es la historia de Edmundo Dantés


Un muchacho honrado en la plenitud de su vida con perspectiva de comerse el mundo, a pequeños bocaditos y ser una persona recta y de provecho.

Pero las circunstancias, las envidias, los falsos amigos y la calumnia harán que caiga en desgracia y sufra las iras de una Justicia injusta que lo condena por lo que no ha hecho y lo sume en la desesperación de ver una vida prometedora truncada de raíz perdiendo profesión, prometida, familia y reputación. Una Justicia que se ceba en el débil y lo encierra en el Castillo de If para que sus huesos se debiliten, sus músculos se atrofien y su cordura se desvanezca.

Edmundo se encuentra a las puertas de un ascenso a capitán a su regreso a bordo de El Faraón tras un viaje a Esmirna, Trieste y Nápoles. Edmundo regresa como primer oficial tras la muerte de su capitán apenas partir de vuelta, rumbo a Marsella: la ciudad de Edmundo.

Quiere el azar hacer que Edmundo se vea envuelto, sin comerlo ni beberlo, en una conspiración política cuyo protagonista es el propio Napoleón. El difunto capitán Leclerc, (acérrimo bonapartista), encomienda a Edmundo que haga llegar un paquete al mariscal Bertrand, exiliado en la isla de Elba. Y parte para Elba donde conocerá y hablará con Napoleón en persona, el cual le encomendará asimismo que haga llegar una carta a una persona de su confianza en París.

Ingenuo él, se meterá de lleno en una trampa que arruinará su vida y sus esperanzas. Como suceda con las mejores trampas, ésta es tendida por sus personas de confianza, sus amigos, (maldita envidia), que lo traicionan y venden a la Justicia como agente bonapartista.

Serán dos los amigos traidores, Danglars: que querría para sí mismo el ascenso que otea Edmundo y Fernando: enamorado hasta las trancas de Mercedes: la prometida de Edmundo.

Y se habría salvado...

Villefort, quien le juzga, deduce la verdad sin ninguna dificultad comprendiendo que Edmundo ha sido traicionado y delatado sin justicia alguna. Pero para colmo de imprevistos, la persona a la que Edmundo tiene que hacer llegar la carta resulta ser el padre del propio Villefort, un bonapartista recalcitrante, cuya identidad, de saberse, pondría en tela de juicio la lealtad del propio Villefort hacia la corona reinstaurada y arruinaría su prometedora carrera política en la Corte.

Así que sus dos amigos lo traicionan y denuncian, y quien lo juzga, a sabiendas de su inocencia, decide meterlo en prisión para evitar que trascienda la relación de Edmundo con su padre (inexistente por otro lado).

Y aquí empieza la historia… Todo lo anterior es el planteamiento de la obra. Edmundo perderá la esperanza atrapado en el Castillo de If, a poca distancia de su casa, a poca distancia de su amada, a poca distancia del mar…

Y pasaron los años y desesperó. Si no llegó a perder la razón fue gracias a la aparición del abate Faria, un personaje peculiar al que conocerá pues comparten el privilegio de disponer de más tiempo del que necesitan para hablar. Un encuentro providencial pues será el abate el que irá tirando poco a poco del hilo de la memoria de Edmundo y poquito a poco irá entresacando la verdad de la historia de Edmundo, atando cabos hasta llegar a deducir el grado de responsabilidad de todos los que rodeaban al pobre e ingenuo Dantés.

Y esto cambiará su vida.

Surge en él una llama y un deseo de venganza que le hará seguir vivo y luchar por escapar para lograr que se haga Justicia por lo civil o por lo criminal.

El abate lo toma a su cuidado como si fuera un hijo. Lo anima, lo alegra y lo instruye en todas las ramas del conocimiento. Y le pone sobre la pista de un tesoro oculto en la isla de Monte-Cristo.

Y esto hará que su vida vuelva a cambiar.

Veinte años de cautiverio, instrucción severa, grandes conocimientos adquiridos gracias al cariño que el abate le profesaba, planta, pues Edmundo era una persona hermosa y fortuna…

Si a esto le sumamos su profundo deseo de venganza, nos encontramos en la página 200 y la verdadera historia está por empezar.

Una historia de frialdad, tenacidad y regocijo preparando un plan perverso con su recién adquirida omnipotencia que le dará la posibilidad de elaborar un plan, a largo plazo para ir vengándose de todos los responsables de su desdicha…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada